≡ Menu

Si inviertes es porque quieres sacar algún tipo de rendimiento, ya sea por un largo o corto periodo de tiempo, aunque esto no quiere decir que estés libre de tener algún riesgo. Los mercados financieros no te van a regalar nada, así que ¿cómo tener una cartera de inversiones, obtener un buen rendimiento y tener los riesgos bajo control?

Hay algunas reglas de oro:

  1. El objetivo de inversión
    Antes de empezar a invertir, debes preguntarte el propósito que tienes para  invertir. ¿Cuánto tiempo puedes invertir tu dinero y cuántas pérdidas puedes permitirte? Si puedes invertir dinero durante un largo periodo, y puedes soportar un tanto de pérdida, puedes empezar a determinar tu perfil de riesgo. También es importante decidir en qué quieres invertir y con qué estrategia. En la bolsa se puede conseguir de todo, tal vez conozcas las acciones “ordinarias” y “bonos”. Tal vez también conozcas los derivados más complejos, como opciones y swaps. También puedes invertir en materias primas, como los cereales, el aceite o el oro o diferentes divisas. La verdad es que hay muchas posibilidades. Lo importante es que entiendas lo que estás comprando y tener una estrategia.
  1. La estrategia de la inversión
    Supongamos que deseas invertir de una manera duradera. Entonces sólo tendrás que elegir acciones o bonos de empresas que creas que sean duraderas. ¿Quieres complementar tus ingresos? Entonces puedes invertir en acciones de empresas que ofrezcan un buen dividendo, o en bonos que paguen un cupón regular. ¿Tienes alguna idea acerca de los próximos acontecimientos económicos? Entonces puedes usar tus conocimientos como inspiración para invertir en aquello que creas más conveniente. Sea cual sea la estrategia que elijas, es importante tener una buena inversión.
  1. La diversificación
    Diversificar es, por  ejemplo, no sólo invertir en la renta variable, sino también en bonos y fondos mutuos. Ya sea invertir en diferentes sectores, como por ejemplo en el sector de las telecomunicaciones, sino también en el sector de la energía. La idea de diversificar adecuadamente tus inversiones, te permite tener más posibilidades de beneficio. Esta idea viene del economista estadounidense Harry Markowitz. Él mostró hace unos 60 años que quien extiende sus inversiones obtendrá un mayor rendimiento con un riesgo específico.  O al revés: el mismo rendimiento con un riesgo menor.
  2. Correlación
    El principio de la diversificación sólo funciona si las diferentes inversiones tienen características diferentes. Esto significa, que las inversiones responden de manera diferente a los cambios en la economía o en los mercados financieros. La medida en que el movimiento del precio reacciona de manera diferente, es la relación (la llamada correlación) entre las inversiones. Se puede encontrar correlaciones tanto positivas como negativas, entre activos, materias primas, etc. Una correlación es positiva cuando los activos se mueven en la misma dirección, es decir, cuando uno crece, el otro también crece. Sin embargo, la correlación es negativa cuando los activos se mueven en diferentes direcciones, es decir, si un activo crece, el otro activo cae.
    Por lo tanto, hemos de tener en cuenta que, cuando queramos invertir, es importante una diversificación de nuestra cartera y escoger acciones con un coeficiente de correlación bajo. Así que asegúrate de que estás invirtiendo en regiones, sectores empresariales y bonos que sean diferentes.
  3. Combinación de acciones y bonos
    Una forma importante de la diversificación es la de los tipos de inversión: la denominada “asignación de activos.” Cualquier inversor a largo plazo hace bien en distribuir sus inversiones a través de las clases de activos, tales como acciones y bonos. Un inversor que invierte sólo en bonos puede pensar que tiene un riesgo bajo, pero el riesgo es menor cuando se compra también algunas acciones. La relación entre estos dos determina el riesgo de inversión.

En resumen:

  1. Determina cuánto tiempo puedes perder y cuánta pérdida puedes soportar
  2. Elige una estrategia basada en tu creencia y “entiende” dónde estás invirtiendo
  3. A mayor diversificación, menor riesgo
  4. Escoger acciones con un coeficiente de correlación bajo
  5. Determinar el riesgo que podrías asumuir y combinar diversos tipos de inversión, acciones y bonos.
  6. Invertir no sólo en acciones, sino también en cfd’s y opciones binarias.

To get free latest updates, just sign up here

View all contributions by